En resumen la baja visión es cuando la gafa no es suficiente. Podemos considerar que cuando una persona presenta limitaciones visuales que le impiden realizar algunas de sus tareas cotidianas presenta baja visión. Puede estar causado por diversas patologías, normalmente por la edad, como por ejemplo las cataratas, el glaucoma, la degeneración macular, etc. siendo habitualmente crónica.

¿Cómo ayudamos a un paciente con Baja Visión?

EVALUACIÓN VISUAL, Y PRESCRIPCIÓN DE AYUDAS

Primero analizaremos la visión del paciente, valoraremos sus capacidades frente a sus necesidades y prescribiremos las ayudas necesarias para conseguir los objetivos. 

POTENCIAR AL MÁXIMO LA VISIÓN QUE TENEMOS
En el entrenamiento visual que determinaran nuestros ópticos optometristas, se proponen ejercicios para aprender a mirar por la zona del ojo que tiene un mejor rendimiento, potenciando así la visión al máximo.

ENTRENAMIENTO CON AYUDAS ÓPTICAS Y NO ÓPTICAS
Enseñaremos al paciente a utilizar las ayudas correctamente para poder retomar sus aficiones preferidas, leer, ver la televisión, cocinar, hacer deporte etc. Mejorando así su calidad de vida.

SEGUIMIENTO Y REVISIÓN DEL PACIENTE
Nuestros óptico optometristas se pondrán en contacto con el paciente para asegurarse deque el rendimiento con las ayudas, que debe utilizar, es el adecuado y está funcionando con éxito. 

“Si sufres baja visión no dudes en visitarnos. Estaremos encantados de recibirte, e informarte de nuestros servicios sin ningún compromiso.”